Exámenes de aptitud y conocimiento

GRE (Graduate Record Examination)


Este examen es uno de los requisitos de admisión para las universidades de posgrado en los Estados Unidos y otros países anglosajones. Tiene como objetivo medir las capacidades de razonamiento verbal y cuantitativo, escritura analítica y pensamiento crítico. Se compone de tres secciones:

 

Dos ensayos (Analytical Writing): Uno requiere analizar un tema (Analysis of an Issue), exponiendo y sustentando una opinión personal; el otro es la crítica o análisis de un argumento (Analysis of an Argument).

 

Razonamiento verbal (Verbal Reasoning): Mide la capacidad de analizar y evaluar materiales escritos y de sintetizar información, analizar las relaciones entre los componentes de las oraciones y reconocer las relaciones entre las palabras y los conceptos.

 

Razonamiento cuantitativo (Quantitative Reasoning): Evalúa la habilidad de resolver problemas de aritmética, álgebra, geometría y datos.

 

EL GRE es adaptativo entre secciones, es decir que se ajusta al nivel de las habilidades individuales. La respuesta a cada pregunta determina cuál será la pregunta siguiente. Las respuestas correctas aumentan el nivel de dificultad general del examen, lo que favorece el puntaje final. Las respuestas incorrectas bajan el nivel de dificultad del examen, afectando el puntaje final.

  • Tiene una duración de tres horas y media.
  • Los puntajes van de 0 a 6 en los ensayos. En razonamiento verbal y cuantitativo los resultados oscilan entre 130 y 170. La media suma estas dos secciones, sin contar los ensayos. De acuerdo al programa que vaya a elegir, la universidad tiene más en cuenta un puntaje u otro a la hora de evaluar los resultados.
  • Puede inscribirse a través de la página del ETS. El examen se puede presentar una vez al mes, hasta cinco veces al año.

  • Lo primero es conocer el examen. La preparación no toma una semana. Es conveniente estudiar todos los días, durante varios meses, con el fin de conocer las secciones, el método para aproximarse a cada una de ellas e identificar las fallas individuales.
  • Es importante realizar un proceso paralelo de preparación de matemáticas y verbal.
  • La mayoría de las personas temen a la sección de matemáticas, pero no es complicada, es casi de nivel de colegio.
  • Es importante fortalecer el vocabulario y la comprensión de lectura para sobresalir en la parte verbal.
  • Tenga en cuenta que el examen mide por igual a estudiantes extranjeros y estudiantes con inglés como lengua materna. Por esto, se supone que el candidato debe tener un nivel avanzado de inglés: se recomienda un IELTS de 6 o un TOEFL de 100.
  • Aunque existe la opción de saltarse preguntas y regresar al finalizar, no es aconsejable hacerlo. Si no contesta una pregunta es como si la hubiera contestado mal. Es mejor responder todo y manejar su tiempo para regresar y revisar.

 

GMAT (Graduate Management Admission Test)

Es de selección múltiple y mide la aptitud necesaria para cursar maestrías de negocios o programas de MBA. Se compone de cuatro secciones principales:

  1. Evaluación de escritura analítica (Analytical Writing Assessment): Consistente en un ensayo que analiza la lógica de un argumento.

  2. Razonamiento integrado (Integrated Reasoning): Combina matemáticas e inglés en un ambiente simulado de negocios.

  3. Un componente de matemáticas o cuantitativo (Quantitative): En áreas como aritmética, álgebra, geometría y análisis de suficiencia de datos, entre otros.

  4. Componente de inglés (Verbal): Pone a prueba el conocimiento del idioma, la capacidad para entender y criticar argumentos, sacar conclusiones y la comprensión de lectura.

  • El GMAT, al igual que el GRE, es una prueba adaptativa y tiene una duración de tres horas y media.
  • Los ensayos tienen una calificación de 0 a 6. El puntaje oscila entre 200 y 800. Las universidades consideran un candidato a partir de 650.
  • Para inscribirse al GMAT debe ingresar a la página www.mba.com.
  • El examen puede presentarse hasta cinco veces en el año, una vez por mes calendario.

  • La complejidad de las preguntas no es el problema principal. La dificultad real consiste en la cantidad de conceptos con los cuales el candidato debe estar familiarizado y el límite de tiempo.
  • Aunque es una prueba adaptativa, entre el 20 y el 30 por ciento de las preguntas son de prueba, que no califican. No tienen relación con su puntaje final, no hay que sacar conclusiones.
  • En el GMAT para estudiantes latinoamericanos se aceptan resultados por debajo de la media, por lo que aporta en su experiencia y en su forma de relacionarse. Es un componente de la aplicación pero no lo es todo, al igual que el GRE.